top of page

PADRE AUSENTE


Los padres desempeñan un papel fundamental en la vida de sus hijos, ya que no solo

les brindan amor y apoyo, sino que también les enseñan valores, habilidades y les ayudan a desarrollarse como personas. Sin embargo, existe un tipo de parentalidad que se ha vuelto cada vez más común en la sociedad actual: los padres ausentes.


Son aquellos que, por diferentes motivos no están presentes de manera activa en la vida de sus hijos.


Puede ser ausencia física: compromisos laborales, la distancia al trabajo, en tráfico, tener dos trabajos, viajar constantemente, vivir en otra ciudad, etc.

O ausencia emocional:  es el que está ahí, pero al mismo tiempo no está, se maneja en la periferia del desarrollo de sus hijos, no se vincula con ellos, esta emocionalmente distante; también se le conoce como el “padre bulto”.


Una de las características más comunes de los padres ausentes es la falta de comunicación con sus hijos. Pueden pasar días, semanas o incluso meses sin hablar con ellos, sin interesarse por su día a día o por cómo se sienten. Esto puede hacer que los niños se sientan solos, desatendidos y desvalorizados, lo que puede tener un impacto negativo en su autoestima y en su desarrollo emocional.


Los padres ausentes suelen dejar la responsabilidad de cuidar y educar a sus hijos en manos de terceras personas, como familiares, amigos o cuidadores. Esto puede generar sentimientos de abandono en los niños, así como muchas dificultades para tener una buena relación su padre el ausente.


La ausencia de los padres alcanza el ámbito académico; puede manifestarse en la falta de involucramiento en la vida escolar, ellos se enteran del desempeño académico o comportamiento escolar hasta que una tercer persona se los dice que puede ser el prefecto, el director o la mamá de su mejor amigo.


Los padres ausentes suelen no asistir a las reuniones y eventos escolares, no participar en actividades extracurriculares o recreativas con sus hijos, lo que puede hacer que los niños se sientan marginados, incomprendidos y desatendidos.


La falta de orientación y dirección por parte de los padres puede hacer que los niños se sientan perdidos y descontrolados, sin un referente claro sobre cómo actuar y cómo comportarse.


Los niños que crecen con padres ausentes pueden experimentar baja autoestima, dificultades para establecer relaciones sanas y estables, problemas de conducta, depresión, ansiedad y otros trastornos emocionales y psicológicos.


Por lo tanto, es fundamental que los padres sean conscientes de la importancia de su rol en la vida de sus hijos y se esfuercen por estar presentes de forma activa y comprometida en su hijo.


¿Haz detectado que tu estilo de crianza es padre ausente? Entonces es tiempo de hacer cambios.



Psic. Gabriel Bello

Ced 6357192

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page