top of page

CLAVES PARA LA AUTOESTIMA EN TU ADOLESCENTE



La autoestima, es uno de los factores más importantes, que interviene en el estado de ánimo y la conducta del adolescente.


Cómo se siente consigo mismo, y en qué concepto se tiene, determinará la calidad de las relaciones con sus iguales, y su desempeño social; por ejemplo, si el adolescente se percibe incapaz para interactuar, no se esforzará en intentarlo, y con esto, fortalecerá su creencia de que no es bueno para socializar; en otro ejemplo, si un adolescente cree que es bueno para hacer amigos, pero no se acepta físicamente creyéndose poco atractivo, su sociabilidad será de bajo perfil.


En otras palabras, la imagen y el concepto que tenga de sí mismo, definirá su nivel de autoestima; por eso es importante que los padres, trabajen en aportar elementos que fortalezcan su bienestar personal, el amor propio, crezca el orgullo por su persona, se sienta más digno, se respete a sí mismo, y se fortalezca su nivel de confianza personal; o sea, que eleve su nivel de autoestima.


El adolescente se formula una serie de preguntas «¿soy atractivo?» «¿soy inteligente?», “¿si le gustaré a alguien?”, «¿seré aceptado por mis compañeros?», “¿les gustará mi cura?”, “¿y si me rechazan por ser como soy?”; interrogantes como estas, ponen a prueba su nivel de autoestima.


Un adolescente con autoestima adecuada, aprende a desarrollar relaciones mucho más gratas, está más capacitado para aprovechar las oportunidades que se le presenten, para trabajar productivamente y ser autosuficiente. Y lo que es más, si el adolescente termina esta etapa con una autoestima fuerte, podrá́ llegar a la adultez con buena parte de los cimientos necesarios, para llevar una vida productiva y satisfactoria.

 

10 CLAVES PARA AUMENTAR EL NIVEL DE AUTOESTIMA

  1. Provee un ambiente armonioso en casa, di no a los gritos.

  2. Dale elogios a su persona, “que bien se te ve esa ropa”, “que hermosa estás”.

  3. Dile palabras que mejoren su auto concepto, “eres muy creativo, te quedo increible”, “eres muy inteligente, estoy orgulloso de ti”.

  4. Hazlo menos dependiente, deja que tome sus decisiones, y asuma las responsabilidades de sus actos.

  5. Reconoce sus logros, aunque sean pocos, lo motivarán a ir por más.

  6. Dedícale tiempo exclusivo, una mañana de desayuno con él; no lleves a tu pareja, ni a los demás hijos.

  7. No le llames la atención frente a otros, terminarán burlándose de él.

  8. No lo compares con su hermano el bien portado, ni con el que saca buenas calificaciones.

  9. No lo etiquetes, o se creerá que es “flojo”, “burro”, “tonto”, “gordo”, “feo”, “inútil”, “fracasado” “nini”, etc.

 

Psic. Gabriel Bello / Especialista en adolescentes

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page